Autor El poema
12 Juny 2014 a 15:00

Canto sereno, amapolas,

Canto

son las batallas del alma,
podridos frutos, diseminados,
más aquellos no leen,
ni buscan sereno aprender,
dóciles mirar a merced,
si oigo el eco de una postal,
iris sin niebla aparece,
dónde mi acento marca,
el corazón a mi patio,
que morir por tu primavera,
descalzo, en atarme cintura,
y noche palidísima, que llegas,
en dos gotas agua fueran,
hojaldres intermitentes, juntos,
este alimentar fervor precario,
planta el provenir en cima, mujer.
O de cómo, es sutileza femenina,
la me gana…

Martín Alonso de Santa Inés,
8 abril 2014.

Switch to mobile version