Autor El poema
6 Març 2014 a 15:38

Apenas me rozastes

apenas me rozastes

Foto: Antonio Pérez

 

Pasaste por mi vida
y apenas me rozaste,
cuando sin mirarte ya sentía
ese escalofrío sin tocarte.

Nuestras almas sonreían,
sin saber de la tristeza,
nuestros pensamientos se unían ,
y el corazón latía con fuerza.

Alimentamos nuestra locura,
sin dejar de lado a la razón,
nos dejemos llevar por lo que sentíamos,
así nació nuestro amor.

Construimos una nube,
donde nadie podía entrar,
no había puertas ni muros,
pero nadie podía pasar.

En ella vivía nuestros sentimientos,
nuestros deseos de pasión,
viven nuestras lágrimas
cuando en algún momento nos decimos adiós.

Viven nuestras risas,
viven nuestras ilusiones,
mueren nuestras penas,
nuestras tristezas mueren.

El amor que hoy sentimos,
nadie no lo puede quitar,
así lo quiso el destino,
así lo quiso el azar.

No importa donde estés en cada momento
ni donde me encuentre yo
volamos juntos hacia ese nido
donde nos encontraremos tu y yo.

El amor es duro a veces,
cuando alejados nos sentimos,
pero la fuerza de nuestro corazón
nos llama a cada latido.

Mont

Switch to mobile version