Autor El poema
25 Gener 2014 a 12:30

Nerea, partitura es piano

piano opinió

que me aligere de alma,

esta vertiente blanca que descose hechura,

tan brillante alegoría,
como tránsito pecho la boca,

venga especia y carne vista,

por hacer estable sentido,
un recogerse de ramas,

me prueban su temporal vivo,

alteraciones a bemol que llenan,
pálida esta desnudez invernal contraída,

quién segrega notas a soldados y brazos abiertos,
anhelan sensación a campestre montepío,

tan virginal piano,

un tren bondad el infinito lleno,
su cámara es cierto fuego,

octavas guardan y difunde conquista al viento,
enamorándolo todo, materia e inmateria,

ú expuesto compás la guarde,
lo rompa distancia al yelmo sin reflejo queda,

sino abrir corazón colmada toda piel,
dadme pues en verdad,

que ojos cerrados guarden,

la nieve extinguida deseo llegar a oír,

arrojar la lluvia desde un dentro,

por honesta que exista cuando sienta lejos,

camino interminable es melancolía,

que pasea una,
se abraza y vuelve, por recibir adopción,

que aventure color,
mi lado occipital al deseo,

tarde y atarse mora, o sucedan naturales,
que agraciar armonía,

vírgenes los dedos pasan,

todo es ojalá, polvo que abriese trago,
ú insolencia del rico fuera,

subsiste sin música, ausente y poco justo,
otorga su intervalo, a más bella dentro,

ciérrame la música, tu cuerpo desvista.

Martín Alonso de Santa Inés.
22 enero 2014.
Noche y Piano, lira, siente, y llora. Nerea

Switch to mobile version