Autor Opinió
30 juny 2014 a 17:30

El hombre, el perro y la pelota

0 Flares 0 Flares ×

“¡¡¡Vamos tíramela de nuevo!!!…”

Art_020_El perro y la pelota

( 5:30 min. de lectura aprox.)

Durante la mayor parte de mi vida he tenido animales en casa, en concreto perros. Ahora mismo no tengo perro, pero sí tengo dos gatas fantásticas, con las que me lo paso genial con sus locuras felinas.

Me viene a la mente una Chihuahua que tuve en día y que se llamaba Sandy.

Cuando jugaba con Sandy a lanzarle la pelota, me di cuenta de lo simple e interesante que era su proceso de disfrute. El objetivo era el de ir a buscar la pelota y devolvérmela, y así sucesivamente, hasta que la excesiva repetición, generaba cansancio y pérdida de motivación, acabando en descanso y calma.

Cuando tenía la pelota en la mano o en el lanzador, podía observar como estaba inquieta, nerviosa por conseguir eso que aun no tenía, incluso a veces gemía por la espera. Cuando lanzaba la pelota, iba tras de ella contentamotivada y a toda velocidad, no había nada ni nadie que pudiera pararlano perdía de vista el objetivomantenía el foco en la pelota. Cuando la cogía, automáticamente podía observar como el comportamiento de Sandy cambiaba. Bajaba ligeramente el nivel de disfrute porque ya la había conseguido, y para volver a sentirse igual de feliz y motivada, lo que hacía es devolvérmela para que se la volviese a lanzar.

Salvando las diferencias, y aunque te pueda chocar la analogía, pienso que algo parecido nos ocurre a las personas cuando nos lanzamos o nos lanzan una pelota y la perseguimos. Ya sea la compra de un coche nuevo, entrar en un trabajo en el que llevábamos tiempo deseando entrar, una cita con una chica, o con un chico, o cuando nuestro jefe confía en nosotros, y nos da una tarea para que la desarrollemos entera, en fin…cuando estamos expectantes de qué pasará, cómo será

Al igual que Sandy y su pelota, las personas disfrutamos durante el proceso de conseguir eso que aun no tenemos. Nos hacemos ilusiones, llegamos incluso a visualizarnos…sentimos un cosquilleo, incluso por qué no, un poquito de angustia por la novedad y porque nos sentimos responsables.

Eso tiene un nombre, “Estar vivo“. Cuando uno siente esa inseguridad sana, causada por la búsqueda de un nuevo propósito que tiene cierto nivel de dificultad, sentimos una especie de malestar sano, que nos hace crecer desde dentro hacia fuera, es decir, la propia esencia del aprendizaje natural del ser humano.

Estoy convencido de que el proceso de aprendizaje en algo que nos hace sentir vivos, pasa por ciertos niveles de inseguridadangustia sana, y por último diversión o disfrute.

Precisamente esa oportunidad que nos brindamos o nos brindan, en la que sentimos que no tenemos el control total de la situación, es la que desde mi punto de vista, hace que agarremos la parte del disfrute con mucha más fuerza y la saboreemos durante más tiempo.

El Esfuerzo y el sentirte Responsable, se transforman en mayor dedicación y mejores cuidados hacia eso que te ha costado conseguir…

Desde mi punto de vista, esto es dado a la importancia tan alta que tiene la toma de decisiones Libres y Voluntarias, por lo tanto Responsables.

Aunque te cueste creerlo, no solo los jefes han nacido para tomar decisiones, todos y cada uno de nosotros, estamos creados para tomar decisiones continuamente. Y esto por desgracia, es algo que dentro de la empresa ocurre poco, con jefes que no dejan que sus colaboradores tomen decisiones por falta de confianza en el resultado que obtendrán. Y después de esta reflexión, me viene una pregunta…

“¿para qué contratarán en algunas empresas, a personas en las que no van a confiar…?”, en fin…

Hay una información muy interesante y muy reveladora en relación a la creencia de que en las altas esferas de una organización, existen niveles más altos de estrés. Yo le veo relación directa con el artículo, a ver qué te parece a ti:

Hablo de una investigación publicada en la revista PNAS, que desmiente la popular creencia de que las personas que ocupan altos cargos y puestos de responsabilidad sufren mayor estrés. Este estudio se basó en los niveles de Cortisol y ansiedad entre los encuestados. 

Los investigadores observaron que el grupo de personas que ocupaban altos cargos, tenían niveles más bajos de cortisol, y afirmaban experimentar menos ansiedad que aquellas que no tenían posiciones de mando.

Los científicos, argumentaron que este sorprendente resultado podría deberse a que los jefes tienen un mayor control de su vida dentro de la empresa. Fíjate lo importante que es el poder tomar decisiones/poder decidir

Además, en un segundo experimento, se observó que dentro del grupo de personas con puestos de responsabilidad, aquellas con mayor número de empleados a su cargo y con más autoridad, estaban aún menos estresadas que aquellas que tenían puestos de mandos intermedios. Y esto último, estoy convencido de que es dado a la Delegación de tareas.

A raíz de este artículo de la revista PNAS, me viene a la cabeza que el lanzar pelotas a los colaboradores, tiene dos grandes beneficios:

  1. El jefe que delega, (lanza pelotas), tiene los niveles de Cortisol más bajos, por el bajo nivel de estrés. Mejora la gestión de la agenda y esto le aporta un bienestar en el día a día, que se transmite a sus colaboradores.
  2. El colaborador que recibe la tarea delegada, (el que busca la pelota), siente que tiene el control de la situación por lo tanto, se siente responsable de hacer bien el trabajo, y sus niveles de Cortisol y de estrés también son bajos. Esto se traduce en que la organización, tiene una plantilla que se siente empresa, por lo tanto harán bien el trabajo por el mismo sueldo.

El poder tomar decisiones Libres, te hace sentir dueño de tu vida, potencia tu nivel de Conciencia, ya que puedes llegar a darte cuenta realmente de Qué eres, Quién Eres, Cómo eresQué tienesQué quieres realmente… 

También potencia tu Autocreencia, (confianza más autoestima), ya que al enfrentarte al reto, aumenta tu autoestima, y tu autoconfianza, te hace sentir que tienes, o puedes localizar eso que necesitas, tanto dentro de ti, como fuera. Y por último, lanzarte o que te lancen pelotas, potencia tu nivel de Responsabilidad, ya que para que te hagas verdaderamente responsable del resultado de un asunto, tienes que haberlo decidido tú.

Cuando alguien te obliga a realizar una tarea y te indica que la lleves a cabo de una forma específica sin opción alguna, el resultado que obtienes, no lo sientes como tuyo, ya que ni la decisión, ni el método salieron de dentro de ti. Si eres tú quien decide ir a buscar la pelota de una forma personalizada, sentirás que tú eres el responsable del resultado que obtengas, y te harás cargo de él, tanto si es positivo como negativo.

Por eso un Coach, no dice a su cliente lo que tiene que hacer y cómo, principalmente, porque si así fuera, el cliente no sentiría la responsabilidad del éxito o del fracaso como suyo, sino de su Coach.

Los Jefes que empiezan a tomar conciencia de la importancia que tiene el dar a sus colaboradores la Libertad de tomar decisiones, empiezan a lanzar pelotas dentro de las Organizaciones, para generar, ConcienciaAutocreencia y Responsabilidad.

 

 J. López

Coach especialista en procesos One to One

Perfil Linkedin

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×